2017-06-02 13:06 Real Madrid Por: Fede Peris

Lo que da más miedo del Madrid en Turín... y en Barcelona

En la Juventus no han olvidado el atraco que permitió al Real Madrid alzar su séptima copa de Europa.



Se enfrentan Real Madrid y Juventus. Se repite la misma final de la Champions League de 1998 en Ámsterdam, la misma que el Real Madrid ganó de manera fraudulenta y que le permitió alzar su séptima orejona con trampas. En Italia no se han olvidado de aquel atraco que aún escuece. 

Mijatovic anotó el gol de la victoria del Real Madrid en aquella ocasión en un flagrante fuera de juego que el árbitro no quiso apreciar. Y eso preocupa a los italianos. El poder del Real Madrid en la UEFA que ha quedado constatado con el fallo desigual que se ha producido en el TAS respecto al Barcelona y al Atlético de Madrid sobre sus irregularidades en el fichaje de menores de edad. Además, en el caso del Real Madrid llueve sobre mojado. Al margen de las primeras Copas de Europa de chirigota en las que el club blanco incluso se permitía el lujoi de elegir el rival, el recuerdo de la última final en Milán, con gol en fuera de juego de Sergio Ramos (parecido al de Mijatovic) y la clara mano del mismo jugador dentro de su área que el árbitro tampoco quiso considerar, están en la retina de los miembros de la Juventus y sus aficionados, que esperan y temen, vistos los antecedentes, un trato de favor, de nuevo, hacia el Real Madrid por parte del colegiado. Es la misma sensación que se respira en Barcelona, en donde existe el convenicimiento de que los hilos del palco del Bernabéu volverán a moverse de la manera más conveniente para los intereses del club blanco. 



La curiosa legalidad del gol de Mijatovic

MIjatovic se ha encargado de tranquilizar la conciencia del madridismo proclamando que el gol de la final ante la Juventus de 1998 fue legal porque los italianos no protestaron sobre el césped. Curiosa manera de legalizar las cosas. Y a la Caverna siempre le quedará el recurso de decir que "Y Ovrebo más" o  "Aytekin a la nevera" para volcar todo el ruido mediático de los atracos sobre el Barça y esconder las miserias gigantescas que rodean a la gloria de la que tanto se presume en el Real Madrid. Gloria teñida de sospecha, escándalos y trampas. Ya lo dijo Jose Mourinho: "A mí me daría vergüenza ganar así".  Pero no se dan por enterados y prefieren seguir creyendo la mentira de las once Copas de Europa conseguidas a base de fraudes. 

 








Comenta con Facebook


Artículos Relacionados