2017-05-28 19:05 El Soplo Por: Redacción MB

¿Por qué no hubo manteo de los jugadores a Luis Enrique?

Los jugadores del Barça no mostraron ningún interés por convertir al técnico en protagonista de la celebración de la Copa.



 

En 2009 el FC Barcelona jugó y ganó en Roma su segunda Champions League venciendo en la final al Manchester United de Cristiano Ronaldo, que también aquel día se borró de una final. Allí, sobre el césped del estadio Olímpico de Roma, los jugadores del Barça aportaron una innovación al mundo del fútbol con un recurso quijotesco al mantear a su entrenador al término del partido. Esa costumbre ha sido copiada por muchos otros equipos, que la han repetido en los útlimos años. El Real Madrid por ejemplo.



Y esa costumbre, también habitual en el Barça, no se puso en práctica ayer con Luis Enrique. La ocasión lo merecía: título y despedida. Pero no hubo manteo. Primero porque Luis Enrique lo aviso previamente, les dijo a sus jugadores que no deseaba ser protagonista y que si ganaban ellos debían acaparar los flashes. Sin embargo, la petición de Luis Enrique no parece suficiente argumento. Los jugadores pudieron habérsela saltado perfectamente, pero no lo hicieron.

La causas de un manteo que no se produjo

No existe unanimidad en torno a Luis Enrique entre los jugadores de la plantilla azulgrana. Unos lo adoran, otros lo respetan y otros -incluido algún peso pesado- simplemente lo soportan. Luis Enrique pidió que no le mantearan y los jugadores acataron su orden sin rechistar, entre otras razones porque el cuerpo no les pedía a la mayoría ofrecerle esta demostración de adhesión que en muchos casos podría haber sonado a falsa. Luis Enrique se limitó a agradecer los gritos a su favor que le llegaban desde la grada, pero sin más aspavientos. Hubiera sido bonito ver al entrenador manteado por sus jugadores, pero no se dieron las circunstancias que lo propiciaran y el adiós del técnico fue de lo más frío, aunque Luis Enrique se abrazó a la totalidad de sus jugadores, intentando ofrecer una imagen de normalidad que en el fondo no se corresponde con una realidad, que habla de tensiones en el vestuario como causa directa de la decisión del técnico de decir... hasta pronto. Porque Luis Enrique quiere volver, aunque con otros jugadores.

 



Comenta con Facebook


Artículos Relacionados