2017-01-09 17:01 Opinión Por: Administrador

Los árbitros exigen un escarmiento para Piqué



Fede Peris La decisión está tomada. Los árbitros se han cansado de Gerard Piqué y exigen a su presidente, Victoriano Sánchez Arminio, una denuncia por sus declaraciones en Villarreal contra Javier Tebas y el colegiado Iglesias Villanueva, con carácter de reincidencia. No dicen nada de los errores garrafales del citado colegiado en el partido de ayer. Que se equivocara en contra del Barça parece que ha sido bien recibido. Lo que no consienten es que se dude de ellos a pesar de que ellos hacen bien poco para demostrar que no merecen ser objeto de duda. Lo cierto es que a Piqué le importa bien poco lo que decidan los árbitros, especialmente los árbitros que no saben arbitrar y no ven penaltis de libro, aunque en el club existe preocupación por si la caducada acaba con una suspensión de varios partidos. "Que pierdan el tiempo analizando mis declaraciones...", dijo Piqué dando a entender que ese tiempo deberían emplearlo en aplicar correctamente el reglamento. El agravio comparativo de Piqué y Mourinho A diferencia con lo ocurrido con algún entrenador "ejemplar" del Real Madrid, por ejemplo Jose Mourinho, Piqué no ha mandado a la mierda a ningún árbitro, ni ha sacado una lista con sus 13 errores durante un partido, ni ha esperado a ningún colegiado en un parking para amedrentarle, no ha hablado de pasar vergüenza por los éxitos de otro club, ni, naturalmente, le ha metido el dedo en el ojo a nadie. Pero los árbitros andan revolucionados porque alguien se atreve a cantarles las cuarenta y denunciar sus deficiencias, voluntarias o involuntarias.   El problema no es que un árbitro no haya visto tres penaltis de libro que se han producido en un partido. El problema es que Piqué se queje de que un árbitro no ha hecho bien su trabajo. Iglesias Villanueva recibirá la felicitación de sus compañeros, porque no podía haber hecho mejor su trabajo, y Piqué será sancionado. Ese es al menos el deseo del Comité de Árbitros que, sancionándole, dará la razón a Piqué de que algo raro está sucediendo en una liga peligrosamente preparada para que la gane el Real Madrid, citando a Diego Simeone. Lo que ha escocido de verdad a los árbitros es lo que dijo Piqué después de que el colegiado no pitara dos claros penaltis en el último Athletic-Barça: "ya sabemos cómo funciona esto. Queremos jugar al fútbol y no a la ruleta, que es lo que provocan estos arbitrajes. Ya vimos el Madrid-Sevilla el otro día. Espero que suban su nivel”. ¿Les habrá molestado a los árbitros que les hayan descubierto?            








Comenta con Facebook


Artículos Relacionados