2016-09-09 16:09 Opinión Por: Administrador

En Barcelona descubren ahora que no existe ninguna mano negra... ni blanca



Carlos Muñiz

Hace dos años, cuando la FIFA se cebó con el FC Barcelona imponiéndole una desproporcionada sanción que le impidió realizar fichajes durante año y medio, se oyeron y se escribieron muchas tonterías en el jardín barcelonista como resultado del tradicional victimismo que ha acompañado al FC Barcelona a lo largo de su historia como algo innato y natural. Y es que contra un enemigo localizado se vive mejor. Siempre se le puede culpar de todas las desgracias en descargo de las propias conciencias. El enemigo natural del FC Barcelona es el Real Madrid. Y cuando cualquier desgracia se ceba con el Barça, su entorno mediático culé  siempre está dispuesto a ver la sombra del Real Madrid detrás. Resulta popular y muy rentable.



Cuando la FIFA decidió sancionar al Barça, los medios más próximos a la oficialidad culé hablaron de mano negra. Y detrás de la mano negra estaba, claro está, la blanca. Y Bartomeu no lo negó. Es más, dejó la duda en el aire -calumnia, que algo queda- y prometió una investigación que desenmascararía a los pérfidos culpables de la situación. "Tenemos evidencias sólidas de que alguien está intentando hacer daño al Barça. Estamos investigando a fondo y no cejaremos en la persecución de las personas que están detrás", dijo entonces un indignado Josep Maria Bartomeu. Obviamente, no hubo investigación. Y si la hubo no ofreció los resultados que se esperaban y deseaban. Había ilusión por encontrar al Real Madrid detrás de una confabulación articulé, pero Florentino Pérez tenían por esa época otras cosas que hacer más importantes.

Y ahora la sanción de la FIFA al Real Madrid ha desmontado la teoría de la confabulación judeomasónica contra el Barcelona y de la famosa mano negra que, por lo visto, también se ha alzado contra el Real Madrid.



Comenta con Facebook


Artículos Relacionados