2016-08-26 20:08 Opinión Por: Administrador

Piqué vuelve a producir escozores en la Caverna



Pedro Riaño Ha dicho Gerard Piqué lo que saben hasta en Groenlandia. Lo que ni siquiera escapa al madridismo por mucho que su radical, servil y pelotero aparato de propaganda intente ocultarlo. A Piqué le preguntaron en las horas previas al sorteo de la primera fase de la Champions League por los rivales que preferiría tener delante. Respuesta: "Para octavos el 3º de Italia, en cuartos el 8º de Alemania, en semis el 4º de Inglaterra. Y la vuelta siempre en casa". Y como suele ser habitual cada vez que Piqué abre la boca, la Caverna más frustrada y acomplejada por los éxitos aclaparadores del Barça en los últimos años le ha saltado a la yugular. Le recuerdan que para maleducado basta con el adorado Jose Mourinho y no le dejan que desempolve una realidad que la prensa más servicial se ha encargado de esconder bajo tierra, para que nadie se entere. La Undécima todo lo tapa. Y mejor no profundizar. Al Real Madrid le regalaron La Undécima, como las cinco primeras, que fueron de charanga y pandereta. Pero lo de la Undécima clamó al cielo. Es normal que molestara al barcelonismo. Y Piqué, como barcelonista, ha saltado. Cuando era Mourinho el que pronunciaba sandeces del tipo: "a mí me daría vergüenza ganar una Champions así", cuando era Mourinho el que lanzaba porquería contra el FC Barcelona, los mariachis de la prensa madridista que expanden su mensaje a toda España desde el ombligo de la piel de toro, le ovacionaban porque "así se defiende al Real Madrid". El grosero, maleducado y malcarado Mourinho tenía bula mediática para decir lo que le viniera en gana siempre que fuera en contra del Barcelona. Incluso tenía el OK de la caverna para amenazar y coger por el cuello en un cuarto oscuro (apoyado por cuatro ayudantes) a un periodista que no bailaba al son que él marcaba. Mourinho disfrutaba de  barra libre. Piqué no. Por eso ha vuelto a escocer lo que ha dicho sobre la "suerte" del Real Madrid en los sorteos. Tanto por los rivales como por el orden de los partidos. Eso ha picado, ha escocido mucho. Pero por mucho que rabie la caverna más rústica y casposa, la realidad es la que es. El Barça ganó la penúltima Champions League en juego dejando en la cuneta al campeón de Francia, al campeón de Inglaterra, al campeón de Alemania y al campeón de Italia. El Real Madrid ganó la última sin medirse a un sólo campeón. Lo más difícil que tuvo delante fue al tercero de la Liga española en la final, al que sólo pudo ganar tras prórroga y penaltis y necesitando de un gol en flagrante fuera de juego y de la ayudita arbitral haciendo la vista gorda con una mano de libro de Sergio Ramos detro del área. Efectivamente, así gana el Madrid. Sin dejar huella por su juego, pero sumando, que de eso se trata. Sumando de la manera que sea. El Barça ganó su última Liga de Campeones haciendo honor al nombre de la competición. superando a todos los campeones. El Real Madrid venció en octavos a la Roma, tercero de Italia, al que el Barça había vapuleado en la fase de frupos con un 6-1. En cuartos, el "temible" Wolfsburgo. Temible porque así le interesaba valorarlo a la Caverna más cavernaria, la misma que intentó siempre minimizar los éxitos de Guardiola con el Bayern porque "en Alemania sólo hay un equipo". De forma provisional, los éxitos de Guardiola con el Bayern pasaron a tener relevancia por pasar por encima del Wolfsburgo. Y para finalizar, el Manchester City venido a menos de Pellegrini en semifinales (nada que ver con el actual City de Guardiola). ¡Y todas las vueltas en casa! Piqué se limitó a reflejar la cruda realidad, tal cual. El problema de Piqué es que la realidad de la caverna mediática radical madridista rara vez coincide con la realidad real. Se trata de un conglomerado de voceros apasionados unidos por el pensamiento unico basado en un mundo de ficción que ellos mismos que se han creado en base a su propia  realidad virtual. La que les obliga ahora hablar de tripletes que jamás han existido en la historia del Real Madrid. La que les ha dejado en evidencia con remontadas que nunca llegaron. La que les convierte en campeones de Liga cada año por estas fechas y luego pasa lo que pasa. Es aquello de que no dejes que la realidad te estropee un buen titular. En Madrid son muy buenos titulando. Otra cosa es que la realidad se ajuste al título. Pero  tienen la rara habilidad de que el Real Madrid siempre les sale guapo. Aunque pierda. Ya se sabe que los malos son Messi, Neymar y... ¡Piqué! Luego la Unión Europea multa al Madrid con 18 millones que son de todos los españoles y que alguien regaló al club blanco en un exceso de fervor merengue. Pero ante eso, corramos un tupido velo. Caverna en estado puro. Eso no es noticia. Mejor dar palos a Piqué que admitir que el Real Madrid pueda estar relacionado con algo feo. ¡Eso nunca! Aunque sea verdad.  








Comenta con Facebook


Artículos Relacionados